La industria tabaquera ha perdido la batalla legal y a partir de diciembre el diseño de las cajetillas irá encaminado a asustar a los consumidores.